Home / Destacada / #Misa central en honor al Señor de los Milagros de Mailín-

#Misa central en honor al Señor de los Milagros de Mailín-

Mons. Bokalic llamó a confiar en que Jesús estará “hasta el final” en estos tiempos de “calamidades”


Acompañado sólo por dos sacerdotes, una animadora y unos pocos servidores, el obispo celebró la misa en el Santuario.


En su homilía de la misa central en honor al Señor de los Milagros de Mailín, el obispo diocesano, Monseñor Vicente Bokalicrecordó las palabras de Jesús cuando subió a los cielos (ayer fue el día de la Ascensión del Señor), y dijo que “hoy más que nunca nos dice a todos y cada uno de nosotros: ‘yo estaré contigo hasta el final’, pase lo que pase, en tus debilidades, en las pruebas, en las calamidades, en los males de la naturaleza o provocados por los hombres”.

La misa se celebró a puertas cerradas, concelebró el rector del santuario, Padre Sergio Quinzio, y estuvieron presentes dos asistentes, una animadora, unos pocos servidores y representantes de medios de prensa. Por primera vez en la historia, esta misa se celebró sin fieles.

Una vez finalizada la ceremonia, la Cruz fue colocada en una camioneta para salir en procesión por las calles del pueblo, y los vecinos salieron a sus veredas, donde habían levantado pequeños altares, para recibir su bendición y hacerle llegar sus plegarias.

Fue el momento más tocante de la jornada, y la emoción por ver una procesión sin una multitud acompañando, se dibujó en los rostros de los pobladores, que aplaudieron, elevaron sus pañuelos y banderas y oraron.

Mensaje

En su homilía, monseñor Bokalic evocó los pasajes bíblicos referidos a la Ascensión del Señor, para asociarlas con el tiempo que estamos viviendo a raíz de la pandemia por coronavirus.

“Gracias Señor de los Milagros de Mailín, porque atraídos por el amor del Crucificado nos permites estar hoy aquí, en tu villa. Porque en nuestra presencia están todos los peregrinos y devotos que año tras año recibes en esta, tú casa. Tu casa Señor, en esta villa que parece silenciosa, pero sólo Tú Señor sientes el latido de los corazones que te aman. Es una melodía sublime, única, bella que envuelve y abraza tu Cruz”, comenzó el obispo.

Dijo luego que, “ciertamente”, se extrañó la llegada de cientos de familias que llegan cada año desde Santiago y de todo el país, “trayendo una mochila cargada de alegrías, esperanzas, pero también de lágrimas y sufrimiento acumulado en el tiempo”.

“Sólo Tú, Señor de Mailín, sabes qué hay en cada corazón que se acerca a tu sagrada imagen. Historias de luchas, esfuerzos, sacrificios hechos con mucha fe en la providencia. Llegamos hasta el Señor porque lo amamos, porque sentimos su amor, porque sabemos que podemos confiar en Él, “tiene palabras de vida eterna”, porque ‘nos amó primero’ y dio todo por nosotros. No hay distancia, ni caminos, ni anchuras que nos separe. Estamos lejos, pero muy cerca ti Señor”, enfatizó.

Y arengó finalmente:

“Testigos del Resucitado, íntimamente unidos a Él, ‘como los sarmientos a la Vid’ y revestidos de su poder, salgamos al encuentro de tantos hermanos que buscan luz, consuelo y fortaleza en medios de lágrimas y quebrantos; hermanos que padecen hambre, injusticias, violencias de todo tipo, que transitan en el sinsentido y amarguras; para comunicarles vida desde nuestra cercanía y amor compasivo; involucrarnos, acompañar y dar frutos; cuidar de personas, familias y comunidades”.

“Abrazar su Cruz es animarse a abrazar todas las contrariedades del tiempo presente, abandonando por un instante nuestro afán de omnipotencia y posesión para darle espacio a la creatividad que sólo el Espíritu es capaz de suscitar. Es animarse a motivar espacios donde todos puedan sentirse convocados y permitir nuevas formas de hospitalidad, de fraternidad y de solidaridad… Esta es la fuerza de la fe, que libera del miedo y da esperanza”.

 

“Desde Mailín elevo una súplica por la provincia donde Él plantó su fe”

El obispo de la Diócesis de Añatuya, monseñor José Luis Corral, anheló que el año próximo se pueda volver a Mailín “en medio del bullicio y el calor de la fe de nuestra gente”, y dijo que desde ese lugar elevó “una súplica por nuestra querida provincia de Santiago del Estero, donde Él plantó su Cruz, y por nuestra Patria, para que sigamos creciendo en los valores que nos hacen ser una Nación con pasión por el bien común”.

“En la fiesta el Señor de Mailín queremos abrazarnos a la Cruz para abrazarnos a la esperanza, esa Cruz que se transforma en escalera y puerta para encontrarnos con el amor de Dios y el tesoro de Gracia que se nos ofrece sobreabundantemente. A la sombra de la Cruz, como a la sombra del algarrobo donde fue hallado el Señor Forastero, ponemos nuestras ‘fichas’, esas del alma, de toda nuestra vida, con aquello que le duele y alegra, para que Él las bendiga”, añadió.

“A pesar de las pocas horas que pude estar, me imaginé el lugar colmado de peregrinos, fieles y devotos, como lo vi en tantas imágenes, quienes este año hicieron su peregrinación desde el corazón de sus hogares y conectados con este corazón de piedad, fe y espiritualidad con tanto sabor a pueblo”, reflexionó finalmente el obispo añatuyense.

 

El gobernador Zamora se adhirió a la celebración en honor al “Cristo Forastero”

“Desde el año 1882, cuando un lugareño de apellido Serrano, encuentra una Cruz en el tronco de un árbol, fue creciendo hasta nuestro días la devoción por el Señor de los Milagros de Mailín, que reúne a cientos de miles de peregrinos cada año. Hoy, 138 años después del hallazgo, por primera vez no habrá peregrinos presentes”, escribió el gobernador Gerardo Zamora en las redes.

El primer mandatario afirmó que “esta vez los aplausos, los vivas y los pañuelos agitándose, estarán en el corazón de cada uno de sus fieles, este domingo tan diferente sin esa multitud, pero seguramente con la misma fe y la misma devoción, desde cada uno de sus hogares Señor de los Milagros de Mailín, ilumina y bendice al pueblo santiagueño en este tiempo tan difícil e incierto”.

(Fuente: El Liberal)

Check Also

Santiago del Estero. Educación. Regreso a las escuelas.

Las clases (limitadas a alumnos de 7º grado y 5º año de secundaria) empiezan el ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *